Lo habitual son de dos a tres meses como mínimo.